La magdalena más cara del verano (ó como arruinar la experiencia del huésped en un hotel)

Actualizado: 17 ago


Ataque a la experiencia del huésped en un hotel

Sí, lo sé.


Dos posts seguidos sobre el mismo hotel parece un poco demasiado pero llevaba mucho tiempo pensando sobre qué iba a escribir mis primeros blogs y la verdad es que, aunque fui a desconectar del trabajo a mi querida Jávea, los empleados del hotel en el que estuvimos alojados (cuatro estrellas por cierto) me ayudaron muchísimo a decidirme.


Os cuento antes de nada que tengo la gran desgracia de ser celiaca. Algo que por cierto, descubrí hace tan solo 3 años después de haber sido diagnosticada de fibromialgia y tener que trabajar con opiáceos durante mucho tiempo. ¡ Y al final era el maldito gluten¡


No os podéis imaginar lo que es ser celiaca cuando sales de vacaciones o vas a cenar con amigos o simplemente que estés fuera de casa y no tienes tu propia comida sin gluten.


El caso es que cuando hice el checkin en ese hotel de Jávea de cuyo nombre no quiero acordarme , comenté que era celiaca por el tema del desayuno.

Respuesta del recepcionista: ¡Hombre¡ ¡¡¡Eso nos lo tenia que haber dicho hace tiempo para estar preparados¡¡


Atónita, ojo plática, alucinada por segunda vez en cuestión de minutos. Le pregunté si es que no tenían nada para celiacos y me comentó que no, que eso es por encargo y que hay que avisar con antelación. Puesto que me había ido de "vacaciones" no me quise alterar, y le comenté con mis mejores modales que podían ir a Mercadona (lo tienen a 3 minutos andando) en el que podían encontrar todo tipo de desayunos para celiacos y encima hay que reconocer que los precios no son excesivamente caros. (También me pregunto si es que en esa zona no hay turistas celiacos para no tener nada ni siquiera congelado...)


Oye, que alegría cuando al día siguiente voy a desayunar y la camarera me dice :¡¡ Ah, eres tu la celiaca¡¡ Si vale¡ No eran formas de referirse a mi porque no infecto ni contagio pero bueno, me alegró ver que me traía dos rebanadas de pan molde. Una maravilla teniendo en cuenta que mi marido se estaba poniendo púa con los croissants, donuts, galletas, etc....(espero que hayas pillado la ironía). Tenia un hambre espantoso y le dije que si me podía dar algo más y me dio dos galletas más. Os podéis imaginar mi satisfacción


Dia estupendo en la playa, noche perfecta de cenita y al día siguiente vuelvo a desayunar. Esta vez, la atención al huésped fue incluso mucho mejor que el día anterior. (sigo siendo irónica). Me estaba esperando una rusa que me daba miedo. ¡¡ Ah, tú eres la celiaca¡¡ ¿Qué quieres? Puff, ya estaba yo calentita y eso que no me había tomado todavía el café. Con mi mejor educación le pregunté si tenía pan, pan normal, pan de celiacos y no pan de molde. Me contestó que lo único que me podía ofrecer era magdalenas. Fiesta¡¡¡ iba a desayunar magdalenas¡¡¡ Error, craso error. ¡¡¡Iba a desayunar UNA MAGDALENA¡¡¡


Efectivamente la camarera rusa (reconozco que últimamente no me caen demasiado bien) me trajo únicamente una magdalena (UNA). (A todo esto, yo viendo el plato de mi marido y de otros huéspedes, que rebosaban comida por todas partes) Una vez más con mi mejor educación le comenté que si me podía dar otra ya que acababa de venir de correr y la verdad es que tenía mucho hambre¡


¡¡¡NO, DE NINGUNA DE LAS MANERAS!! ¡¡¡ ESTAS MAGDALENAS SON MUY CARAS Y NO PODEMOS PERMITIRNOS EL LUJO DE DAR MÁS MAGDALENAS¡¡¡



Atónita, ojo plática, alucinada por tercera vez. No se que me sentó peor. Si saber que no iba a tener más magdalenas, si ver que todo el comedor estaba escuchando a la rusa echarme la bronca o ver que los otros huéspedes se estaban poniendo púas.


Reconozco que ya no le contesté con mi mejor educación y le dije: Perdona, pero ser celiaca es una enfermedad y no un capricho. Yo no elijo ser una enferma.


ENFERMA ES UNA MADRE DE DOS NIÑOS QUE VA EN SILLA DE RUEDAS. ¡¡ Eso es ser enferma¡¡


Atónita, ojo plática, alucinada por cuarta vez.


¡Que ilusión me hizo cuando me llegó la encuesta de Booking¡ Para los que no lo sepáis, Booking.com pasa la encuesta al huésped una vez que el hotel les ha pagado la comisión y por tanto, los comentarios de los huéspedes son totalmente reales mientras que en Trip Advisor todo el mundo puede opinar tanto para bien como para mal sin haber estado alojados.


No hace falta que os diga como fue la encuesta, verdad?


Y ahora decidme si es o no es la magdalena más cara del verano...pero no para mi¡ Sino para ellos¡¡¡


¿ Son realmente conscientes los empleados del hotel del daño que puede hacer un mal comportamiento con el huésped y por tanto provocando una reseña negativa en una de las principales agencias de viaje online? ¿ Necesita el empleado una formación respecto a como tratar al huésped? Lo mismo de siempre, ¿ Es culpa del encargado del hotel o del empleado?


Precio de la magdalena sin gluten: 0,45€.


Ojalá este blog llegue a muchos hoteles y se den cuenta de la importancia de tener comida para celiacos. ¿ Sabéis que existe un grupo donde ponemos los nombres de restaurantes y hoteles donde nos tratan bien o mal? (en esta ocasión, tuve un resquicio de memoria y si que me acordé del nombre del hotel).


Gracias y hasta la semana que viene¡